diumenge, 16 d’abril de 2017

Entrevista a Carlos Azagra


Carlos Azagra es el creador de la serie de còmic  Pedro Pico y Pico Vena, que se publica  en El Jueves. Estos personajes forman parte de la historia de la revista y del còmic. Son en cierta forma,  patrimonio de aquellos que seguimos El Jueves desde "antaño". La suya es una trayectoria larga y sus anécdotas nos remiten a los tiempos en los que la libertad para expresarse era un camino fecuentemente laberíntico. Avezado en estos temas, sortea con mirada experimentada las incidencias con  la censura  actual. Una lección la suya, de coherencia entre pensamiento y trabajo.



Para los que no te conocen, ¿nos presentas  Carlos Azagra?

Me presentaré: yo nací en un pueblecito de Sevilla llamado Morón de la Frontera, pero viví  en Zaragoza hasta que me vine a estudiar Bellas Artes a Barcelona. Eso demuestra que los de Bilbao nacemos donde queremos. Yo quería ser cartero de Correos por aquello de ir en Vespa amarilla, pero por culpa de un juicio de escarnio a la religión católica me dediqué a esto. Una pena de 4 meses cárcel y 7 años de inhabilitación, no votar y no poder ser funcionario tuvieron la culpa. Contacté con el equip Butifarra!, con Alfons López que es de Lleida y ya me introduje en esto de dibujar que era lo que me gustaba…Diario de Barcelona, Liberación , Makoki, hasta que en el 84 entro en el Jueves..y así hasta ahora, publicando más o menos. Ahora menos


¿Qué  opinas de  la situación de tu profesión en  el momento actual? 


Vamos hacia atrás como el cangrejo. A nivel de cobrar menos que hace 5 años  y a nivel de libertad de expresión, no puedes decir según que cosas. En mi caso por ejemplo, no pude poner “Telefónica” en una viñeta y me recortaron el dibujo que tenía que salir en El Jueves, .Antes la censura era política y ahora es económica. No puedes sacar el Corte Inglés o coca Cola, que son los que mandan. Hace poco, en un  cartel de Festa Major, los que pagaban el cartel, la Opel, obligaron a quitar una estelada catalana. Si no, no pagaban y la tuve que quitar,…Otra: el Ajuntament de Barcelona de los tiempos de CIU, quería quitar una referencia al “forat de la vergonya”, que si no, no pagaban. La AAVV se opuso ,se quedó sin subvención y el logo municipal no se puso…Como esas a patadas!.  Creo que ahora esto de la autogestión, el “yo me lo guiso yo me lo como”,  tiene su futuro.. Actualmente hago libros editados por pequeñas editoriales, como Malavida o GP ediciones: Estoy hecho un cocinicas, El último Aragonés Vivo, Descubriendo a Mosén Bruno…En eso estamos ahora



¿Cómo se relacionan las nuevas tecnologías con tu trabajo?

Nada, yo sigo con plumilla. Sólo utilizo el Photoshop para escanear y cuatro tonterías, cuatro botones. Eso si, te facilita mandar JPG. Antes se quedaban los originales en la imprenta, ahora te los quedas tu, Eso si, internet te facilita mucho la cosa, te puedes enterar más fácilmente de quien te piratea. La última: un Pedro Pico y Pico Vena en ruso!....


¿Quién va primero, el personaje o la historia que quieres contar?

Lo primero es la historia, el número de páginas y si interesa un personaje o varios. Pero vaya, el que te lo encarga, más o menos ya lo tiene claro


¿Hacen falta más dibujantes o más políticos ?

Lo que hace falta es que los dibujantes puedan cobrar, ni más, ni menos. Es una profesión más venida a menos. Parece que no tienes derecho a cobrar por tu trabajo Lo de los políticos es diferente, sobran, pero da mucho juego..Lo que si que veo necesario es eliminar el senado que no sirve para nada, y que cobren menos ,pues también…Menos puertas giratorias…


¿Cuál crees que es la contribución de la Escola Ermengol para el conocimiento y la difusión de este tipo de arte?

Pues hace su función, que tal como está el patio ,ya es bastante. Apoyar la cultura, sobre todo esto del cómic, que ya de industria tiene menos, y se convierte en algo testimonial, voluntarioso, lejos de aquellas tiradas de Bruguera o las ventas del Papus. Malos tiempos estos, en los que tienes que rogar una acreditación para poder entrar en el Salón del Cómic de Barcelona, cuando las editoriales, Ficomic y todo ese conglomerado viven de nuestro sudor ,ya que sin dibujantes, esto se acaba
                                            Núria Mallol